«Darse» entre amigos, la moda más picante de la Web

abril 29, 2013

0

Por Laura Reina
Lucía Etchepareborda tiene 1451 amigos en Facebook . De ellos, un selecto grupo, sólo de veinte, estima que podría entrar en una nueva y especial categoría: amigos con derecho a roce. En el caso de Luciano Heit, de 28 años, la selección es menos rigurosa, y calcula que de los 841 contactos en Facebook «le daría» al 50% de las mujeres. Con el otro 50%, se excusa, «hay muchas que son de la familia».
El fenómeno de tener amigos con los que se tiene sexo y sólo eso no es nuevo, pero sin duda se ha masificado, en parte desde que la tecnología -aplicaciones específicas incluidas- nos ha puesto en contacto con mucha más gente que antes. No es raro que cada día lleguen nuevas solicitudes de amistad en Facebook, o se incorpore un nuevo follower en Twitter. Entonces, la cartera de contactos o conocidos crece, al tiempo que se extienden las posibilidades de entablar vínculos de todo tipo, incluso -o sobre todo- sexual. «Hoy la gente joven se siente con derecho a tener sexo sin que eso implique un condimento emocional.»
Es puramente cuerpo con cuerpo -dice el sexólogo León Guindín, profesor titular de Sexualidad y Salud de la Universidad Abierta Interamericana (UAI)-. Pasar de la amistad a la cama existió siempre; lo nuevo es que este pasaje a la cama antes traía consecuencias y ahora, no.»
Hace tres años, la periodista y guionista Verónica Malamfant debutaba como escritora con ADR (Amigos con derecho a roce) , de Ediciones B, en el que investigó este fenómeno casi desde la vivencia personal, porque en ese momento -hoy está en pareja, que, por cierto, conoció en Twitter- tenía varios de esos amigos con los que sólo se encontraba entre las sábanas.
Malamfant define el sexo con amigos como un fenómeno de época. «Es típico de las grandes ciudades, sin dudas esta influido por la vida moderna, el acelere y la tecnología, que ayuda a conocer mucha gente? Hoy todos los días conocés a alguien en las redes sociales. Precisamente ahí, en Twitter, conocí a mi novio. Pero siempre se planteó como algo serio, no como un amigo con derechos.»
Este tipo de relaciones en las que el sexo es el protagonista y no hay lugar a la emoción son un «mientras tanto», una espera activa ante la posibilidad de conocer a alguien con quien entablar una relación donde haya sexo y amor. «Sin ser ni machista ni feminista, yo tengo una visión bastante masculina sobre el tema -dice la periodista-. Para mí, las mujeres tienen que tener sexo para no joderle la vida al otro. Sos más feliz, con el sexo liberás endorfinas. Tener un amigo con derecho a roce te permite disfrutar sin poner todas las fichas en una pareja. Es una manera de relajarse.»
«Te llamo, tenemos sexo, y listo. Se sabe que es una relación honesta, sin engaño alguno. Es compartir un momento de sexo sin aditivos románticos», define Malamfant, que está trabajando en la preproducción de la serie ADR , que se lanzará en Internet.
Para Guindín, hoy el sexo es una necesidad que hay que satisfacer. «Hacerlo es el mandato», dice el especialista, que agrega que mientras antes los compañeros sexuales se contaban por una o dos decenas ahora hay que recurrir a la centena. «Hoy el promedio ha cambiado. Lo interesante es que las mujeres, solteras o casadas también tienen un «amigo con derechos», cuando antes, tal vez, era una práctica más relacionada con el hombre.»
En la Argentina ya existe una aplicación gratuita que permite y facilita esos contactos, que se llama Darse con amigos . Es una herramienta para que las personas puedan acercarse a aquellos por quienes sientan atracción sexual sin quedar expuestos. Cuando alguien se loguea en www.darseconamigos.com le aparece un listado con todos los «amigos» que tiene en Facebook. Puede hacer un filtro, según sus intereses sexuales. Ahí le surgen dos opciones: invitarlos a unirse a la aplicación, o apretar el botón de «Darle» y confirmar el interés sexual en esa otra persona.
El usuario podrá «Darle» a cuantos amigos desee, pero ninguno de ellos se enterará a menos que haya una coincidencia. También hay una función llamada «Ranking», que permite a cada usuario llevar un puntaje que equivale a la cantidad de gente que quiere «Darle». Es decir, uno no sabe quiénes son los interesados, pero sí cuántos. El 65% de las personas que descargaron la aplicación son hombres.
De hecho, esto de «darle» a un conocido está presente en los mismísimos inicios de Facebook. The Social Network , la película sobre los orígenes de la red social, muestra que en sus comienzos Mark Zuckerberg tuvo la idea de crear un sitio web para calificar el atractivo de sus compañeras de universidad después de que su novia lo dejara. Con sus conocimientos informáticos, logró extraer nombres y fotografías de varias alumnas desde las bases de datos de los servidores de Harvard. Y usando un algoritmo de ranking Mark creó una página llamada FaceMash, en la que sus compañeros elegían a la chica más atractiva. El tráfico de su sitio colapsó la red universitaria, y fue el inicio de su fama y popularidad.
Alguien que también cosechó popularidad gracias a Facebook y la aplicación Darse con amigos es Luciano Heit, y desde que sus amigos le jugaron una broma no para de recibir mensajes que le avisan que alguien quiere «darle».
«Estaba en un asado y el tema de conversación era esta aplicación. Entonces fuimos a buscar la compu y me tocó ser a mí el que se logueara, porque, según el grupo, soy el que mejores chicas tengo en mi Facebook -cuenta Heit-. Estuvimos mirando fotos y definiendo, sin apretar «Darle». Pero cometí el grave, pero feliz, error de ir al baño y dejar abierto mi perfil. Para cuando volví, le habían dado a casi todas las chicas. A los dos días, me empezaron a llegar las notificaciones de Facebook y mails de Darse con amigos . Al final, la maldad tuvo éxito, porque ya hay cinco chicas que me devolvieron el «Darle». Entre ellas, una de esas que siempre me encantó.» Heit, que asegura que concretó algunos encuentros, no duda al definir la aplicación como «la mejor herramienta de levante».
Para las mujeres también es una ayuda. «La idea me pareció genial porque siendo mujer no siempre te resulta tan fácil ir de frente y, sobre todo, si es un amigo y no sabés bien qué le pasa a él con vos -dice Lucía Etchepareborda, de Olivos, que recibió el link de Darse con amigos justamente de una amiga-. Lo mejor del sexo con amigos es que ya te conocés y tenés la confianza; lo peor es que si no funciona o alguno de los dos se confunde, perdés la amistad.»
Lucía ya hizo su selección. Todavía está esperando que se le dé…
LA NACION

Carlos Felice

Carlos Felice es abogado, político y dirigente sindical. Es el Secretario General de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA) y también Presidente de la Obra Social del Personal de la Actividad del Turf (OSPAT). Impulsor reconocido de la restauración de la actividad del turf a nivel nacional, extiende su promoción a todo el territorio argentino reivindicando condiciones más justas para todos los trabajadores de la actividad.

http://www.carlosfelice.com.ar

Posts Más Comentados

Perfil de grandes caballos: Dr. Fager

A.P. Indy: perfil de un gigante genético

Turf: esperando un domingo de película

Twitter Feed

Suscripción por correo electrónico

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir por correo notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 2.760 seguidores