El uso del lazo y las distintas formas de pialar

febrero 27, 2017

0

Por Miguel Romat
Ya hablamos del lazo, su contextura, hechura, su uso y su utilidad. Un elemento escencial, eso sí, pero hay que saberlo usar. Por eso ahora nos dedicamos de lleno a las formas de enlazar:

FOTO 35_jpg
  • Pial de volcado de a pie. Es una técnica de arrojar el lazo donde se forma una trampa, pugnando que el animal entre dentro de la misma, ya que el lazo se mantiene abierto, suspendido en el aire unas milésimas de segundo. Además se arroja desde bastante lejos (siete metros o más), y la trampa se va cerrando rápido hasta quedar las dos manos enganchadas, y al tirar (hacer verija) el animal se cae, y se lo aprieta para, por ejemplo, marcarlo. Ésta era una forma de dominar un animal para curar, carnear, cuando en los campos de antaño no había mangas, alambrados ni estructura similar.
  • Pial de volcado de derecho. Es el más utilizado. Permite más movilidad de pies que el tiro de revés, pero no es tan cómodo para aguantar el tirón por cómo queda parado el tirador previo al tirón, es decir, previo a hacer verija. Es una cuestión física, y de inercias.
  • Pial de volcado de revés: Se dice en el campo que el que es buen pialador se siente más cómodo pialando de revés, ya que el lazo cae volcado naturalmente, y el tirador queda mejor posicionado para el cimbronazo. El lazo se revolea en sentido contrario al pial de derecho, porque el animal pasa en otro sentido; por lo tanto, es la única forma de pialarlo en esta determinada situación.
  • Pial por sobre el lomo de derecho y de revés: es un tiro que el gaucho festeja mucho, y en mi opinión, es un tiro inocente, y donde entra el azar, por la forma en que se arroja el lazo por sobre el lomo del animal. Distinto es el pial de volcado, donde un pialador certero, disminuye mucho el azar, y hace prevalecer por ende, la técnica.
  • Pial de payanca. Es una forma de arrojarlo poco común. Se tira sin revolear, y de paleta, es decir, sin volcar. Es como pescar de abajo hacia arriba; hay veces que la propia velocidad del animal no da tiempo de revolear, entonces en el apuro, se lo tira de payanca. Otra situación usual es cuando por ejemplo, en un corral no se revolea el lazo para no espantar los animales, entonces el gaucho se acerca, y tira el lazo sin revolear, en consecuencia, el animal cuando atropella se lo lleva por delante y queda pialado. Esta técnica de pialar la usaban antiguamente los domadores de caballos, que entablaban tropillas en un corral redondo chico. El animal, que alguna vez fue pialado y embozalado de esta manera, toma tanto miedo, que aprende a dar el frente de por vida.
  • Pial de paleta. Es un tiro que los gauchos desprestigiaban (lo llamaban tiro “chancho”) ya que al revés que el pial de volcado, es un tiro cortito, con armada muy chica. Resulta ideal para hacer en un lugar de dimensiones pequeñas, pero no en lo que se llama”Puerta afuera”, que es cuando el animal pasa fuerte saliendo para el campo; en esa situación con esta técnica de paleta, es imposible apresarlo; de ahí el desprecio. Porque si no se cuenta con la técnica de pial de volcado es imposible pialar puerta afuera.
  • Pial de señora. Cuando el animal gana la punta del rodeo, se arroja el lazo y éste se engancha en las patas traseras del animal, suele comenta en la jerga de los pialadores: “tenés que largar el lazo y dejar ir al animal”, ya que no lograste el objetivo de pialar en las manos.
  • Hacer verija. Es la técnica física de como pone el cuerpo el pialador, para dominar el animal. Hay que tomar conciencia del poco tiempo que se tiene para hacerlo y lo peligroso que puede resultar volar por el aire, o lastimarse feo, por la forma en que se pone el cuerpo y los brazos, con la cintura perpendicular al animal, y como se hace contrapeso para soportar el violento tirón. Es una combinación de varias cosas que, bien realizadas, terminan volteando el animal. El animal pasa muy rápido y se tiene que hacer todo en un par de segundos.

LA NACIÓN

Carlos Felice

Carlos Felice es abogado, político y dirigente sindical. Es el Secretario General de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA) y también Presidente de la Obra Social del Personal de la Actividad del Turf (OSPAT). Impulsor reconocido de la restauración de la actividad del turf a nivel nacional, extiende su promoción a todo el territorio argentino reivindicando condiciones más justas para todos los trabajadores de la actividad.

http://www.carlosfelice.com.ar

Posts Más Comentados

Perfil de grandes caballos: Dr. Fager

A.P. Indy: perfil de un gigante genético

Turf: esperando un domingo de película

Twitter Feed

Suscripción por correo electrónico

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir por correo notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 2.760 seguidores