La musa de Hitchcock cumplió 80 años

Febrero 23, 2013

0

Conserva su seductora voz ronca y está orgullosa de la impronta que ha dejado en Hollywood, según susurró en abril pasado Kim Novak ante el Teatro Chino de Los Angeles. Ese día, en una de sus últimas grandes apariciones públicas, se ensució manos y zapatos ante el legendario cine para inmortalizar sus huellas en cemento, junto a la de otros grandes como Chaplin, Frank Sinatra, Clark Gable y Marilyn Monroe.
Novak cumplió 80 años, y aún resuenan sus protestas en Hollywood antes de la entrega de los Oscar 2012, cuando echó pestes sobre el director francés Michel Hazanavicius, porque en su película muda El Artista usó música del clásico de Alfred Hitchcock, Vértigo. Dijo que se sentía como si se hubiese vulnerado toda su labor en la película.
Ella apenas tenía 24 años cuando encarnó a una misteriosa mujer de doble vida y junto a James Stewart consiguió que a millones de personas se le erizara la piel. Sexy, rubia y fría, esa fue la receta del éxito de Kim Novak. Los grandes jefes de Hollywood presentaron a la joven modelo como una diosa del sexo y Alfred Hitchcock la hizo inolvidable. Pero la actriz pronto puso límites a la fábrica de sueños. “Me querían cambiar por completo”, recordó más tarde. “Siempre fue así, como si tuviera que luchar para poder mostrar mi verdadero yo”, señaló.
En protesta por el trato de parte de los estudios, huyó a Big Sur y luego al estado vecino de Oregón. Desde los años ’80 vive con su segundo marido en un rancho rodeada de caballos y llamas. La última vez que se puso delante de la cámara fue a las órdenes del director británico Mike Figgis en Liebestraum, en 1991.
Su primer papel en el cine había sido en 1953, junto a Jane Russell en The French Line. Luego la descubrió un jefe de los estudios Columbia y quiso lanzarla como la sucesora de Rita Hayworth, lo que consiguió prácticamente sin esfuerzo gracias a filmes como El hombre del brazo de oro (1955) y Picknick (1955).
Fue novia de Sinatra, Cary Grant, Sammy Davis Jr. y Ali Khan,y en 1997 obtuvo el Oso de Oro honorífico.
TIEMPO ARGENTINO

Carlos Felice

Carlos Felice es abogado, político y dirigente sindical. Es el Secretario General de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA) y también Presidente de la Obra Social del Personal de la Actividad del Turf (OSPAT). Impulsor reconocido de la restauración de la actividad del turf a nivel nacional, extiende su promoción a todo el territorio argentino reivindicando condiciones más justas para todos los trabajadores de la actividad.

http://www.carlosfelice.com.ar

Posts Más Comentados

Perfil de grandes caballos: Dr. Fager

A.P. Indy: perfil de un gigante genético

Turf: esperando un domingo de película

Twitter Feed

Suscripción por correo electrónico

Escribí tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir por correo notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 2.760 seguidores